Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Nuevos apartados:

Al servicio de este pueblo.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el diario Avui, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las Cortes Constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979, traducidos al castellano.

Diario de un senador.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el rotativo Mundo Diario, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las Cortes Constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979.

Publicaciones:

Mundo alternativo.
Lluís Maria Xirinacs.

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

¿No pagar el alquiler? Jordi Griera.

Eix Diari. Logotipo.Eix Diari. Miércoles, 1 de Abril de 2020.

Coronavirus.

¿No pagar el alquiler?

Jordi Griera Roig.Es natural que quien no cobra quiera no pagar, es una reacción mecánica. No obstante, un minuto de reflexión nos permite darnos cuenta que no pagar destruye el mercado, como decía el gran Agustí Chalaux, y detrás nos hundiremos todos.

La primera consideración tiene que ser que en Cataluña mucha gente ha metido los ahorros de su vida laboral en un piso o dos, para alquilarlos. Si no le pagan el alquiler, no vive, y la «solución» de la suspensión de alquileres lo más normal es que únicamente traspase el problema de unos jóvenes a unos de más viejos. Recordemos, además, que el gobierno castiga a quién ha metido los ahorros en un piso con la imposibilidad de recibir ayudas económicas de cualquier tipo; es un castigo a los que facilitan viviendas a los jóvenes, que el gobierno no aplica a otras formas de inversión más especulativas. Es injusto.

Pero el fondo de la cuestión es que la historia reciente nos tiene que servir para no repetir los mismos errores:

  • El 2008 los gobiernos no dieron dinero a los que pagaban hipotecas y les dejaron caer en ejecución de hipoteca. Entonces tuvieron que dar dinero a la banca para que no cayera. La gran banca, instigadora de aquella mala solución, no cayó, sólo quebraron las pequeñas cajas de ahorro y millones de pequeñas empresas, y los que tenían hipotecas al final se quedaron sin casa. La crisis ya la conocemos.
  • El 2020 hay voces que proponen, ¡exigen! dejar de pagar los alquileres. Están pidiendo que el gobierno no dé dinero a los que paguen alquileres, sino que haga que dejen de pagar y entren en riesgo de desahucio. Entonces el gobierno tendrá que detener los desahucios (ya lo ha hecho) y dará otra vez dinero a la banca y a las inmobiliarias para evitar quiebras, seguramente de bajo mano, que no se note. Sólo sufrirán los pequeños que tienen uno o dos pisos, y los inquilinos el día que se acabe la moratoria de desahucios, que se acabará por imperativo legal y económico. La segunda crisis está servida si las propuestas de no pagar alquileres tienen éxito.

Tenemos que aplicar lo que nos enseñó la crisis de 2008: la solución real es que el Estado dé dinero a la gente para vivir y pagar el alquiler o la hipoteca, que también hay. Se dice Renta Básica y es económicamente muy viable; lo sabemos desde que le dieron el premio Nobel de Economía de 1988 al economista que lo demostró, Maurice Allais, pero posteriormente ha habido centenares de estudios que demuestran su viabilidad. Ahora ya sólo lo discuten los que no saben como se crea el dinero, y los que no saben que no hay inflación cuando el dinero que creas llena el vacío del dinero que se ha destruido por otras causas, como el confinamiento del coronavirus.

La regla fundamental del control monetario es que la masa monetaria en circulación tiene que ser igual a las transacciones que realiza la economía, que denominamos PNB, aproximadamente. Si las transacciones se detienen por un decreto del gobierno, el dinero desaparecen de la circulación y es el propio gobierno quien tiene que suplir todo el que sea necesario, sabiendo que no creará inflación, sino al contrario, que si no los aporta habrá una recesión brutal.

El problema en Europa es que la facultad de crear dinero los gobiernos la han cedido, sin contrapartidas, a la banca comercial, auto-regulada por su organismo Banco Central Europeo, gobernado por ex-banqueros, el cual toma las decisiones a espaldas de los gobiernos.

En virtud de este disparate, el gobierno sólo puede aplicar la solución que mencionamos endeudándose con la banca.

Que un país tenga que darse a sí mismo el dinero que necesita, endeudándose con unos privados a los que no les cuesta nada crear el dinero, es un absurdo que sólo es posible por la ignorancia absoluta de los políticos en temas monetarios, y porque sus asesores son precisamente los banqueros interesados en mantener una situación de privilegio enormemente beneficiosa para ellos.

En los Estados Unidos, por primera vez en cien años, el gobierno se ha dado cuenta de la situación real y ha tomado el control de la Reserva Federal, su banco central. Ahora podrá crear el dinero necesario para la economía sin endeudarse con la banca. En Europa no hay ningún gobierno capaz de amarrar al Banco Central Europeo, porque Europa va por la vida como un gigante sin cabeza. Por lo tanto los gobiernos de aquí se tendrán que endeudar, pero tienen que hacerlo porque tienen que dar dinero al pueblo si no quieren que la barraca se vuelva a derrumbar.

Los activistas tienen que concentrar sus esfuerzos en exigir una Renta Básica suficiente, sin dispersarse en soluciones individualistas a corto plazo, como la suspensión de alquileres, que acabarían destruyendo los mismos que las impulsan, arrastrando a toda la economía en la caída.

Jordi Griera y Roig, presidente de la Fundación Ineval.

Enlace del artículo original en catalán:

https://www.eixdiari.cat/opinio/doc/88018/no-pagar-el-lloguer.html

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto