Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Nuevos apartados:

Al servicio de este pueblo.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el diario Avui, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las Cortes Constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979, traducidos al castellano.

Diario de un senador.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el rotativo Mundo Diario, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las Cortes Constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979.

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

¿Qué es desobediencia?

El Punt Avui. Logotipo.El Punt Avui+. Martes, 3 de Septiembre de 2019.

Política. Barcelona.

¿Qué es desobediencia?

La campaña «Tsunami democrático» arranca después de que varias entidades de la sociedad civil ya hayan iniciado en los últimos meses el camino hacia acciones de no-violencia.

Inspirada en el politólogo norteamericano Gene Sharp, defiende hacer caer el poder con maniobras planificadas que le resten autoridad.

Acciones en el campo socioeconómico, las más factibles.

Òscar Palau. Barcelona.

Òmnium ya organizó en Julio unas jornadas específicas sobre la desobediencia civil. Foto: Josep Losada.
Òmnium ya organizó en Julio unas jornadas específicas sobre la desobediencia civil. Foto: Josep Losada.

Huguet defiende analizar antes fortalezas y debilidades, y de que un «estado mayor» guíe los pasos y centre los esfuerzos.

La desobediencia civil y la no-violencia no son un mínimo común denominador para la estrategia unitaria que se hayan sacado del sombrero este fin de semana entidades y partidos independentistas. Se trata de un caldo que se ha estado cocinando a fuego lento desde hace mucho tiempo entre las bases, hasta que ayer consiguió arrancar a hervir, como ilustra el spot de presentación de la campaña Tsunami democrático. De hecho, el colectivo En Peu de Pau (En Pie de Paz), que impulsa acciones de resistencia civil pacífica, se presentó ya en pleno octubre caliente de 2017 como respuesta a la violencia policial del 1-O y justo dos días después de que los Jordis fueran encarcelados. Fue la primera, pero no ha sido la única entidad que lo ha promovido en Cataluña para afrontar la etapa de represión de después del 27-O. Desde el otoño pasado, el Instituto Internacional para la Acción No Violenta –una ONG que desde hace 15 años forma actores sociales que trabajan por los derechos humanos y la democracia en diferentes puntos del Mediterráneo– ha organizado decenas de talleres intensivos en el territorio para educar a formadores en la no-violencia activa, tanto desde la vertiente teórica como la práctica. Y más todavía: la ANC, que presentó en julio el documental Les nostres accions, el nostre poder. Del pacifisme a la lluita no violenta (Nuestras acciones, nuestro poder. Del pacifismo a la lucha no violenta), promueve desde hace unos meses la campaña Eines de país (Herramientas de país), que potenciará especialmente para la Diada, para fomentar el consumo estratégico de servicios y suministros básicos propios, hecho que ya ha puesto muy nerviosos, hasta el punto que lo han denunciado en varios estadios, la patronal Fomento del Trabajo y grupos como Cs. A partir del «Lo volveremos a hacer» pronunciado durante el juicio al Supremo por su presidente, Jordi Cuixart, Òmnium ha sido la última gran entidad en añadirse a la corriente, a principios de julio, con la organización de unas jornadas de desobediencia civil en el Borne en qué explicaron sus experiencias un grupo numeroso de activistas de movimientos pacíficos, desde el primer objetor de conciencia, Pepe Beúnza, hasta Nora Cortiñas, cofundadora de las Madres de la Plaza de Mayo, pasando por representantes de la medioambiental Fridays for Future o la Crida a la Solidaritat de los años 80. En la órbita de ERC, además, la Fundación Irla y la Juventud Republicana también han dedicado o dedicarán espacios este verano a las acciones de lucha pacífica.

Todas estas campañas tienen un hilo rojo que las inspira y reúne en buena parte, que son las tesis del politólogo norteamericano Gene Sharp, muerto en enero de 2018 a los 90 años. El teórico, que aspiró cuatro veces al premio Nobel de la Paz y que es considerado por activistas y círculos académicos el más gran pensador de la acción no violenta desde Gandhi, es el autor de ensayos universales que recogen y analizan todas las grandes luchas pacíficas de la historia de la humanidad, para lo cual en 1983 fundó el Albert Einstein Institution. Sharp, que han citado en los últimos meses desde el mismo presidente Torra, en la conferencia de Prada que abrió el curso político, hasta la exdiputada de la CUP Mireia Boya y el ex consejero de ERC Josep Huguet, acuñó en sus trabajos el término political jiu-jitsu, una técnica que pretende hacer caer a un oponente con más poder y más recursos desequilibrándolo con una maniobra o una táctica política estratégica. Y es que la creencia básica del teórico es que toda estructura de poder se basa en la obediencia de los sujetos a las órdenes de los líderes. Por lo tanto, sin obediencia no tienen poder. También se han hecho suya la tesis otros activistas como el serbio Srdja Popovic, rector de la Universidad de Saint Andrews –donde ejerce la ex consejera exiliada Clara Ponsatí–, el exlíder del movimiento estudiantil Otpor!, que ayudó a derribar a Slobodan Milosevic y que después creó el prestigioso Centro for Applied Nonviolent Action and Strategies (CANVAS).

¿Pero cómo se traducen estos términos abstractos en la práctica y, en concreto, en el caso catalán? Huguet, que desde la sombra se ha afanado para que les hicieran escuchar partidos y entidades, profundizaba y daba muchas claves en una charla hace quince días en la Universidad Catalana de Verano, que iniciaba con toda una declaración de intenciones en un campo en que ve que hay mucho camino para correr: «El activismo socioeconómico puede ayudar a avanzar hacia la república catalana.» Su tesis es que habrá que «hacer madurar» tanto a Europa como al Estado después de la decepcionante respuesta mostrada hasta ahora, y esto «no se hace sólo con actos simbólicos, ni sólo esperando que el independentismo crezca». Y tampoco es suficiente ganando elecciones ni bloqueando gobiernos, como se ha visto. Huguet sostiene en este sentido que confiarlo todo a las instituciones es un «suicidio», puesto que tienen los movimientos muy limitados en un momento de ruptura como el actual, y sus acciones acaban teniendo un efecto «ridículo» sobre el deep state. Es por eso que se abre el concepto de «lucha no-violenta» protagonizada por la sociedad civil. «Al final se pacta con el enemigo con negociación, pero antes se neutraliza; hacer daño político y económico al adversario es la única manera de forzarlo a dialogar», señalaba. El ex consejero, así, citaba tres fases. Primero, la «creación de alternativas al modelo dominante», es decir, de nuevos actores fiables que permitan reducir la dependencia de los poderes fácticos del Estado no estrictamente institucional. Por ejemplo, en el campo crediticio o en el energético. En segundo lugar, la batalla de la no-cooperación, en que el ciudadano decide no seguir haciendo una cosa que no tiene obligación de hacer. Esto querría decir, por ejemplo, cambiarse de banco o de eléctrica. Tercero, la desobediencia civil propiamente dicha, que se tiene que basar en decisiones puntuales y estrictamente personales que toma cada cual conociendo las posibles consecuencias judiciales y siendo consciente de donde se está dispuesto a llegar.

Está claro que, para llevar todo esto a la práctica, el ex consejero sostiene que hay que analizar bien las debilidades y fortalezas propias y del Estado. De entrada, para diagnosticar cual puede ser el detonante que incorpore más gente –«la independencia de India empezó con la Marcha de la Sal, que no tenía nada a ver», recordaba–, pero también para concretar la estrategia y definir con nitidez los objetivos. «No cualquier acto no violento encaja en una estrategia sólida», defiende, y recuerda que es más efectivo concentrar los esfuerzos en «dianas pequeñas» que dispersarlos en llamamientos genéricos. Por eso aplaude «en parte» la campaña de la ANC, pero dice que hace falta un «estado mayor», una dirección colegiada y jerarquizada que «piense y decida» qué hacer en cada momento, la ejecute y sea guía para la ciudadanía, pero también para los ayuntamientos. Huguet lo tiene claro: «Cuanto más bien se fuerza la estrategia no violenta, más corto será el camino.»

Aval supremo.

Según la doctrina, la desobediencia civil se puede definir como un acto público pacífico, consciente y político, en que se viola una ley considerada injusta con objeto de provocar una reflexión y una movilización colectiva que permitan derogarla. Incluso la avaló el Tribunal Supremo en la sentencia 480/2009, al dictaminar que «puede ser concebida como un método legítimo de discrepancia ante el Estado, y su admisión como forma de ideología o pensamiento no puede ser cuestionada en un estado democrático».

Enlace del artículo original en castellano:

https://www.elpuntavui.cat/politica/article/17-politica/1659507-que-es-desobediencia.html


Enlaces relacionados:

38 ideas fuerza para avanzar en una estrategia civil noviolenta que haga frente a usurpaciones de las instituciones o golpes de estado y a agresiones exteriores o ocupaciones territoriales. Gene Sharp.

La revuelta pacífica (1). Entender la estrategia de la no violencia. Eduard Peris y Xavier Carmaniu.

La revuelta pacífica (2). Gandhi y la perseverancia de la no violencia. Eduard Peris y Xavier Carmaniu.

La revuelta pacífica (3). Serbia: Doce jóvenes tumban la dictadura de Milosevic. Eduard Peris y Xavier Carmaniu.

La revuelta pacífica (4). Solidaridad: las mujeres invisibles de la resistencia no violenta polaca. Eduard Peris y Xavier Carmaniu.

La revuelta pacífica (y 5). ¿Qué se esconde detrás la historia de Rosa Parks? Eduard Peris y Xavier Carmaniu.

La revuelta pacífica. El hombre que tumbaba dictaduras con libros: Gene Sharp (1928-2018). Eduard Peris.

Pepe Beúnza: «Cuando quieres cambiar una sociedad injusta y violenta debes asumir riesgos y uno de ellos es la cárcel». Surtdecasa.cat.

Lluís Fenollosa: «El conflicto que se gana por la fuerza siempre rebrota». El Periódico de Catalunya. Gemma Tramullas.

Porqué hay que llevar un lazo amarillo. Pepe Beúnza.

Las múltiples caras de «nuestra sal». Lluís Planas Herrero.

Comentarios sobre el 1-O. Pepe Beúnza.

Pepe Beúnza: «Si no fuera por la desobediencia civil, todavía estaríamos en las cavernas».

Carta a un policia armado. Lluís Maria Xirinacs.

Acto de recuerdo del legado de Xirinacs en el barrio barcelonés de la Sagrada Familia.

Bruselas «si el Estado impide el 1-O».

Vaga de fam per Catalunya. Diari de vint-i-un dies (Huelga de hambre por Cataluña. Diario de veintiún días). Lluís Maria Xirinacs (pdf, en catalán).

L'espectacle obsessiu. Diari de presó-I/1974 (El espectáculo obsesivo. Diario de prisión-I/1974). Lluís Maria Xirinacs (pdf, en catalán).

Entro en el gran buit. Diari de presó-II/1975 (Entro en el gran vacío. Diario de prisión-II/1975). Lluís Maria Xirinacs (pdf, en catalán).

La no-violència en la pau i en la guerra (La no-violencia en la paz y en la guerra). Mohandas Karamchand Gandhi (pdf, en catalán). Introducción: Lluís Maria Xirinacs (en castellano).

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto